lunes, 22 de enero de 2018

Matrimonio espiritual- II


Observémosla, pues, levanta sus manos puras sin ira ni contienda, vestida convenientemente, con decencia y modestia, engalanada con los más dignos adornos con que se puede adornar una noble esposa, pero, abrasada por el deseo de su esposo y atormentada por una herida interna de amor, lanza su oración a Dios, como dijimos, y dice de su esposo: ¡Que me bese con los besos de su boca!


Orígenes de Alejandría

No hay comentarios:

Publicar un comentario