lunes, 15 de octubre de 2018

Amor a Dios



Si, que no está el amor de Dios en tener lágrimas, ni estos gustos y ternura que por la mayor parte los deseamos y consolamos con ellos; sino en servir con justicia y fortaleza de alma y humildad. Recibir, más me parece a mí eso, que no dar nosotros nada.


 Santa Teresa de Ávila

domingo, 14 de octubre de 2018

La vanagloria bajo los pies



... perfecta mortificación del deseo de la vanagloria y propia complacencia, honor mundano y soberbia, mediante el perfecto conocimiento y deseo de todo desprecio. Dos cosas principalmente se pretende significar con esta palabra. Lo primero, que es menester renunciar por completo a toda vanagloria y complacencia que pudiera resultar de cualquier obra virtuosa, gracias o regalos de Dios. Es necesario saber morir a todo esto mediante el conocimiento perfecto de la propia vileza.


Directorio de contemplativos

jueves, 11 de octubre de 2018

Unión con Dios



"Decía que dos cosas sirven al alma de alas para subir a la unión con Dios, que son la compasión afectiva de la muerte de Cristo y la de los prójimos; y que cuando el alma estuviese detenida en la compasión de la cruz y pasión del Señor se acordase que en ella estuvo sólo obrando nuestra redención."

San Juan de la Cruz

miércoles, 3 de octubre de 2018

Abnegación



Cesa, María, de andar pordioseando amor de las criaturas, porque aun cuando todo te lo consagraran a ti, aún no quedarías satisfecha; Dios sólo puede llenar tu corazón. [...] María, tú necesitas un corazón que te comprenda y te ame... éste puede ser solamente el Corazón de tu Dios; vuélvete a Él únicamente, como harías con un amigo para el cual nada tiene oculto, porque sabes que te comprende y que participa de tus penas...

Sor Benigna Consolata

martes, 25 de septiembre de 2018

Norma



Ten norma general que todo lo que podemos pretender, si no va ordenado a la desnuda mortificacón de sí mismos por amor a Dios, tiene mucho origen meramente natural y se ordena al egoísmo. Como se ve las tendencias naturales levantan la cabeza buscándose a sí mismas aun en aquellas cosas que parecen muy santas. Se creerían estar ya sometidas a la gracia y al punto vuelven furtivamente buscándose, sin darnos cuenta. Por eso, también son pocos los que se conocen a fondo y se superan perfectamente.


Enrique Herp

martes, 18 de septiembre de 2018

Dios



Conviene asímismo saber que no hay en Dios ninguna mutabilidad ni accidente, sino que todo cuanto se dice de Dios o está en él o es Dios mismo. Porque no recibe ser de otra parte sino que él mismo es su esencia y su propio ser. Por tanto, Dios no puede nunca estar en potencia para el acto de entender y amar, sino que es un constante y perpetuo acto substancial. 

Enrique Herp

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Creer en el Nombre de Jesús



Nos hacemos hijos de Dios por la fe; desarrollamos el germen de vida divina desarrollando la fe.

La fe es todo en el Evangelio. Es algo que he adevertido muy claramente. Y es algo sobre lo que volveré: la idea es absolutamente capital.

Creer no es solamente dar el propio espíritu a la verdad, es entregar todo el alma y todo el ser a aquel que habla... y que es esa verdad. Creer es vivir... y esa vida es la Vida misma: Creed en mí, dice Jesús, el que cree en mí tiene vida eterna (Jn 6, 47).

Por un Contemplativo

sábado, 8 de septiembre de 2018

El nacimiento de la Santísima Madre de Dios


La presente festividad es para nosotros el principio de las solemnidades. Es coronamiento, por lo que concierne a la ley y a las sombras y es una puerta de entrada, por lo que se refiere a la gracia y a la verdad. Es también mediana y postrera, pues, además de ser el inicio de la culminación de la ley, es lazo de unión entre los extremos y así mismo es acabamiento en cuanto a la plena manifestación de la verdad. Efectivamente, el fin de la ley es Cristo, quien en tanto nos exime de la letra, en cuanto nos aproxima al espíritu y en esto consiste la consumación: en que el mismo que instituyó la ley diera cumplimiento a todo, pasando de la letra al espíritu, recapitulando en sí todas las cosas.

Andrés de Creta

miércoles, 5 de septiembre de 2018

La ciudad del alma



Es necesario saber que quien se entretiene en palabras perjudiciales, se aparta de todo criterio de rectitud. El alma humana, al igual que el agua, si se encierra, sube de nivel volviendo al lugar desde el que había bajado; pero si se libera, se desparrama y pierde en las cosas más bajas; tantos son los remolinos que le sacan fuera de sí como conversaciones inútiles rompen su silencio. Por eso, no logra volver interiormente al conocimiento de sí, porque esparcida exteriormente en muchas conversaciones, pierde la fuerza de la reflexión interior. Así pues, se expone por completo a las heridas del enemigo que ataca, porque no se ha encerrado en fortaleza alguna que le custodie... Como no posee el muro del silencio, la ciudad del alma está expuesta a las flechas del enemigo y cuando sale fuera de sí misma por medio de las palabras, se presenta indefensa al adversario que le vence sin esfuerzo, porque la misma que es derrotada lucha contra sí debido a su verborrea.

San Gregorio Magno

viernes, 17 de agosto de 2018

Oración



Entendí estás palabras: "Ya no quiero que tengas conversaciones con hombres, sino con ángeles".


Santa Teresa de Ávila

lunes, 13 de agosto de 2018

fortaleza del alma




Trae ordinaria confianza en Dios, estimando en ti y en los hermanos lo que Dios más estima, que son los bienes espirituales.  


San Juan de la Cruz

domingo, 5 de agosto de 2018

sábado, 4 de agosto de 2018

Pecado de murmuración



 [...] Moisés tenía entonces la vara de mando; el pueblo judío estaba rodeado, por un lado el egipcio* amenazaba con sus armas; por otro, los hebreos estaban bloqueados por el mar, de modo que no podían pasar el mar ni desandar el camino hacia el enemigo. Comenzaron entonces a murmurar.
¡Cuida de que no te seduzca el hecho de que fueran escuchados! Aunque el Señor los escuchó, sin embargo, no carecen de culpa quienes murmuraron. Cuando te halles en aprieto, cree que te salvarás, no murmures, invoca, ruega, no prorrumpas en quejas.
 *El singular del original puede referirse tanto al Faraón como al ejército.

Ambrosio de Milán

lunes, 16 de julio de 2018

Bodas del Cordero



El matrimonio espiritual sería, entonces, la cumbre de la unión entre el creyente y el Unigénito de Dios [...] el desposorio místico es la cumbre: se debe vencer muchos obstáculos hasta poder identificarse con la esposa, y la esposa misma debe debe superar muchas etapas hasta llegar a la unión espiritual con el Hijo de Dios. Es necesario pasar de la letra al espíritu de la Escritura para alcanzar la unión con el Esposo. Pero la unión perfecta y definitiva se verificará al final, cuando llegue la consumación de los tiempos.


Samuel Fernández Eyzaguirre

domingo, 8 de julio de 2018

Familia



Si yo hubiera de aconsejar, dijera a los padres que en esta edad tuviesen gran en cuenta con las personas que tratan sus hijos; porque aquí está mucho mal, que se va nuestro natural antes a lo peor que a lo mejor.


Santa Teresa de Jesús

miércoles, 4 de julio de 2018

Vanagloria



 Muchas son las obras de los hombres, buenas por naturaleza, que, sin embargo, dejan de ser buenas por algún motivo: el ayuno y la vigilia, la oración y la salmodia, la limosna y la hospitalidad son obras buenas por naturaleza, pero cuando se hacen por vanagloria, ya no son buenas.


Máximo el Confesor

domingo, 1 de julio de 2018

Amor a Dios




El que está enamorado se dice tener el corazón robado o arrobado de aquel a quien ama, porque le tiene fuera de sí, puesto en la cosa amada; y así, no tiene corazón para sí, sino para aquello que ama. De aquí podrá bien conocer el alma si ama puramente a Dios o no, porque, si le ama, no tendrá corazón para propio ni para mirar su gusto y provecho, sino para honra y gloria de Dios y darle a Él gusto; porque cuanto más tiene corazón para sí, menos le tiene para Dios.


San Juan de Ávila

miércoles, 13 de junio de 2018

Caridad



Es propio de nuestra parte racional estar sujetos al Verbo divino, sea comandar nuestra parte irracional: mientras este orden sea respetado en todas las cosas, ni el mal estará en los seres ni se encontrará lo que conduce a ello.

Máximo el Confesor

martes, 5 de junio de 2018

Caridad




Recompensas de las fatigas de la virtud son la imperturbabilidad y el conocimiento; éstas nos procuran el reino de los cielos, mientras las pasiones y la ignorancia nos procuran el suplicio eterno. Quien busca estas recompensas por gloria humana y no por el bien en sí, escuche de parte de la Escritura: Pedís y no recibís, porque pedis mal (St 4, 3).


Máximo el Confesor

jueves, 24 de mayo de 2018

La oración



El intelecto que está unido a Dios y se entretiene por largo tiempo con Él meidiante la oración y la caridad, se hace sabio, bueno, poderoso, amigo de los hombres, compasivo, magnánimo; y, para decirlo simplemente, lleva en sí casi todos los atributos divinos. Alejándose de Él y dándose a las cosas materiales, se hace amante del placer y llega a ser bestial, combatiendo por esto a los hombres.


 Máximo el Confesor

jueves, 10 de mayo de 2018

Sensualidad



Cuando el amor a la creatura nace del vicio sensual o de inclinación puramente natural, al paso que aqueste crece, se va resfriando en el amor de Dios, y olvidándose de Él, sintiendo remordimiento de la conciencia con la memoria de la creatura.

San Juan de Ávila