sábado, 19 de junio de 2021

La compunción



Lo mismo que una viuda que ha perdido a su marido y no posee más que un hijo único, encuentra en él, después del Señor, su solo consuelo, también el alma que está caída no encuentra otro consuelo a la hora de su partida que el trabajo de sus ayunos y de sus lágrimas.

Juan Clímaco
EDICIONES MONTECASINO.

martes, 15 de junio de 2021

La vida de la gracia


 

La gracia actúa comúnmente según la disposición de la naturaleza, en el plan de llevarla hasta la perfección. Puede, además, la gracia de Dios operar conforme a la disposición que han logrado nuestros actos. El Señor da gracia a cada uno, según que se prepare y muestre idóneo para recibirla y usarla.  

Enrique Herp

lunes, 7 de junio de 2021

Abnegación de la propia voluntad


Es mucho más sublime, en cuanto a la perfección, renunciar desde el interior a la voluntad propia que ser o parecer obediente en el exterior. La voluntad de Dios adquiere pleno señorío en nosotros mediante la abnegación de la propia voluntad. La voluntad humana queda atraída y transformada en Dios de tal manera que no puede querer otra cosa fuera de lo que Dios quiere. Comprende y acepta cómo Dios quiere las penas y aflicciones que pueden sobrevenir al hombre. El Espíritu del Señor, puesto junto al espíritu del hombre humilde, lo atrae, lo invade y lo transforma en sí, hasta renunciar a la propia voluntad para cumplir la de Dios. En adelante no parece tener ni usar más que la divina. "El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios". (Rm 8,16). Coinciden entonces con el hombre la suprema libertad y la suprema obediencia, la mayor seguridad y la mayor humildad.

Enrique Herp

martes, 1 de junio de 2021

Ascesis


 
Cuando David combatía con el león lo asió por la garganta y lo mató al instante. Si nosotros tomamos también nuestra garganta y nuestro vientre venceremos, con la ayuda de Dios, al león invisible.

PP. del Desierto
Editorial Apostolado Mariano.

viernes, 28 de mayo de 2021

Perfección cristiana


 Dijo Abba Pastor: "Si se encuentran tres hermanos, de los cuales uno guarda la paz interior con perfección, el otro da gracias a Dios en las enfermedades, y el tercero sirve a otros con un corazón puro, los tres están obrando lo mismo".

PP. del Desierto

APOSTOLADO MARIANO

domingo, 23 de mayo de 2021

Recuerdo de la muerte


 

El temor a la muerte es una propiedad natural que nos ha venido por el pecado de la desobediencia; más el terror a la muerte es indicio de que aún no nos hemos arrepentido de nuestros pecados.


Juan Clímaco

lunes, 17 de mayo de 2021

Oración


 
No emplees el tiempo de la oración para reflexionar sobre cosas necesarias, ni siquiera sobre asuntos de orden espiritual, sino perderás la mejor parte.


Juan Clímaco

viernes, 14 de mayo de 2021

La murmuración


 

He oído a ciertas personas hablar mal de su prójimo y las he reprendido. Para defenderse estos obreros del mal replicaron: "Es por caridad y solicitud hacia el que criticamos que actuamos así". Yo les respondí: "Dejad de practicar esa manera de caridad, para que no acuséis de mentiroso al que dijo: "Al que en secreto difama a su prójimo lo haré callar" (Sal 100,5). Si tú lo amas como dices, ora en secreto por él y no te burles de este hombre; porque esta es la forma de amar agradable a Dios.

Juan Clímaco

EDICIONES MONTE CASINO

domingo, 9 de mayo de 2021

Confianza


 

Andar un alma acobardada y temerosa de nada sino de ofender a Dios, es grandísimo inconveniente. Pues tenemos Rey todopoderoso y tan gran Señor que todo lo puede y a todos sujeta, no hay que temer, andando -como he dicho- en verdad delante de su Majestad y con limpia conciencia. Para esto -como he dicho- querría yo todos los temores: para no ofender en un punto a quien en el mismo punto nos puede deshacer; que contento su Majestad, no hay quien sea contra nosotros que no lleve las manos en la cabeza. (Ib 26,2).

Santa Teresa de Jesús
EDICIONES PAULINAS

domingo, 2 de mayo de 2021

Humildad


 

El que pide a Dios menos de lo que merece, recibirá seguramente más de lo que merece. Como lo muestra claramente el ejemplo del publicano: él pedía el perdón, pero recibió la justificación (Cf. Lc 18,10). Y el ladrón, que pedía al Señor solamente que se acordase de él en el Reino, recibió el paraíso entero en herencia (Cf. Lc 23,43).

Juan Clímaco

EDICIONES MONTE CASINO

miércoles, 28 de abril de 2021

Descalzos ante el Señor


 Quítate las sandalias (Ex 3,5), ya lo dijimos, es un primer mandamiento. ¿Por qué nos quiere Dios descalzos? Porque sabe que sólo liberados de nuestras propias seguridades, de la armadura con que nos revestimos, podemos escuchar su Palabra y hacerla vida. Nos quiere desnudos como nos creó. Quiere al Adán del paraíso con el que hablaba cara a cara antes de la caída, el Adán que no necesita cubrirse ante Él. Quiere reestablecer la relación Padre-hijo dañada por el pecado. Nos quiere en comunión con Él, en intimidad, despojados de toda soberbia que nos impida reconocernos necesitados de su amor. Él pone su morada en el corazón humilde, y a éste revela sus secretos: En éste pondré mis ojos, en el humilde, y en el abatido. (Is 66, 1-2).

Orden Carmelitas Descalzos

Vida Espiritual/ Enero 2012

domingo, 25 de abril de 2021

Custodia interior



 Preguntaron a abba Agatón qué era más importante: el trabajo corporal o la custodia interior. Dijo el anciano: "El hombre se parece a un árbol; el trabajo corporal son las hojas, la custodia interior el fruto. Según la Escritura todo árbol que no produce fruto será cortado y echado al fuego, por lo que es claro que todo nuestro esfuerzo se refiere al fruto, es decir, a la custodia del alma. También tenemos necesidad de la protección y el adorno de las hojas, que son el trabajo corporal".


PP. del Desierto

APOSTOLADO MARIANO

sábado, 24 de abril de 2021

Discernimiento



 Que nadie, oyendo contar o viendo cosas que están por encima de la naturaleza en la vida monástica, caiga por ignorancia en la incredulidad; porque ahí donde vive Dios, que está por encima de la naturaleza, pasan muchas cosas por encima de la naturaleza.


Juan Clímaco

EDICIONES MONTE CASINO.

sábado, 17 de abril de 2021

La humillación


 
Humillar a alguien es tratarle como si tuviéramos derecho a ejercer sobre él algún poder, y es algo tan fácil como tratarle como inferior a nosotros.

La sociedad -tal como la practicamos- nos enseña la tiranía mutua, del mismo modo que nos enseña su falsa justicia.

El sometimiento de unos hombres respecto a otros se denomina relaciones sociales, muchas de las cuales no serían ni buenas ni malas si la intención que subyace a las mismas no fuera una voluntad de poder.

Aquí enmarcamos, por así decirlo, nuestros actos de obediencia, y nos bebemos como agua los actos de opresión que realizamos sin ni siquiera ser conscientes de ello. Pero algunos de estos actos invaden como un fino polvillo nuestra vida entera.

Madeleine Delbrêl

EDITORIAL SAL TERRAE

jueves, 8 de abril de 2021

Perseverancia



 Un monje se sentía incapaz de superar las tentaciones. Desanimado, decidió abandonar la vida monástica. Recapacitando, determinó empezar de nuevo. ¿Podré ser como era?, se preguntaba. Este pensamiento le impedía hacer algo. Fue a ver a un anciano y le contó su caso. El anciano le dijo:

"Un hombre tenía un campo. Despreocupándose de él, poco a poco aquel campo estuvo lleno de cardos, no apto para el cultivo. Un día fue al campo, y, viendo como estaba, dijo a su hijo:

"Hijo mío, ve al campo y límpialo".

Su hijo fue, pero, al ver el panorama, quedó aturdido. "¿Cuándo voy a terminar todo esto?", se dijo. Optó por tumbarse y dormir, sin hacer nada. Muchos días después, el padre fue a ver cómo andaba el trabajo de su hijo. Éste dormía.

"Veo que todo sigue igual, hijo", le dijo.

Y éste respondió: Perdóname, padre. Cuando llegué aquí y vi tanta faena, quedé aturdido y me sentí incapaz de empezarla. Por eso me he echado a dormir.

A lo que respondió el padre: "Hijo, te comprendo. ¿Por qué no haces cada día el trozo de tierra en el que te tumbas? Sin apenas darte cuenta, poco a poco el pequeño esfuerzo redundará en una obra grande".

Lo hizo, y pronto el campo estuvo a punto para la siembra. "Tú, hijo mío, haz lo mismo. Con la ayuda de Dios pronto serás lo que eras".

El monje se marchó meditando la reflexión del anciano. Perseveró hasta el final, pues la paciencia le había transmitido el consuelo con el que somos consolados por Dios.


PP. del Desierto

EDITORIAL: ARCA DE LA SABIDURÍA

martes, 6 de abril de 2021

Mansedumbre


 
Amma Sinclética dijo: "Imita al publicano, a fin de no ser condenado como el fariseo (cf. Lc 18, 9-14). Escoge la mansedumbre de Moisés, para que tu corazón, que es duro como la piedra, se transforme en fuente de agua (cf. Nm 12,13).


MM. del Desierto

jueves, 1 de abril de 2021

Corrección fraterna


 

Si oyere mentir a un hermano, encarézcale la verdad, diciendo: "¿Por qué mientes, hermano, sabiendo que está escrito: Destruyes a los mentirosos (Sal 5,7), sabiendo así mismo que las sendas del Señor son misericordia y lealtad? (Sal 24,10).


Regla del Maestro 11, 57-74

martes, 30 de marzo de 2021

El orgullo


 
El orgullo es la pérdida de todas nuestras riquezas y de todos nuestros sudores. "Pedían auxilio, pero nadie los salvaba" (Sal 17,42), porque sin duda alguna gritaron con orgullo. "Gritaban al Señor, pero no les respondía" (Sal 17,42), seguramente porque no cortaban las faltas contra las cuales imploraban auxilio.


Juan Clímaco
EDICIONES MONTE CASINO.

miércoles, 24 de marzo de 2021

Desapego



 Un fuego pequeño es suficiente para quemar mucha madera; y con la ayuda de una sola virtud se libra uno de todas las pasiones que acabamos de decir. Esta virtud se llama desapego; es engendrada por la experiencia y el gusto de Dios y por el pensamiento de la cuenta que será preciso rendir a la hora de la muerte.

Juan Clímaco

domingo, 21 de marzo de 2021

Ilumina mis ojos



 Esto pido: Ilumina mis ojos. Que no diga mi enemigo, cuando me vea precipitado a la muerte del pecado: en verdad, lo he podido. Lo he vencido; lo que quería ver, es lo que ha sucedido. ¿Qué significa lo he podido? Que aunque sencillamente no sea fuerte, sin embargo, si que él es fuerte contra mí. Nuestra derrota le aporta a él fuerza y lo hace poderoso, fuerte e inexpugnable.

San Juan Crisóstomo
BIBLIOTECA DE PATRÍSTICA

lunes, 15 de marzo de 2021

Salmo 6, 4, 2-5


Estoy fatigado de gemir; bañaré cada noche mi cama, inundaré mi lecho con lágrimas. Los que viven en la indigencia escuchen cuánta penitencia mostró el rey [David] vestido de púrpura; escuchemos, complazcámonos. No simplemente sufrió, sino que se fatigó gimiendo; no simplemente lloró, sino que también bañó el lecho, no uno, dos o tres días, sino cada noche; y no sólo habla de pasado, sino también del futuro. En verdad, no penséis que hizo estas cosas una sola vez y se entregó después al reposo, sino que cumplió haciendo eso continuamente durante toda la vida. No como nosotros, que obramos así muchas veces al día, y no uno solo, y nosotros mismos nos entregamos a la risa, al gozo y reposo. No así aquél, sino que actuó con lágrimas perpetuas. Imitemos, pues, nosotros esa confesión. Y si aquí no queremos llorar, allí será totalmente necesario llorar y lamentarse; allí ciertamente inútil, aquí con provecho; allí con vergüenza, aquí con mucho decoro. En efecto, puesto que sucederá así, escucha lo que dice Cristo: Allí será el llanto y el rechinar de dientes. Pero esto no sucederá así para quienes lloran aquí, sino que conseguirán un gran consuelo. Bienaventurados, pues, los que lloran porque ellos serán consolados. ¡Ay de vosotros, los ricos, porque habéis recibido vuestro consuelo!


Juan Crisóstomo

BIBLIOTECA DE PATRISTICA


  

 

jueves, 11 de marzo de 2021

Acrimonia



Es preciso superar toda acrimonia y consumirla en el fuego del amor de Dios, si queremos progresar en las virtudes. Hay que estar dispuestos a abrazar a nuestros enemigos y perseguidores con sincero corazón, como si fueran los mejores amigos que podemos tener. Lo son en realidad, aunque no por el afecto. Pues aquellos que nos persiguen nos acercan a un mérito mayor y una más preciosa corona de gloria. 

Enrique Herp

sábado, 6 de marzo de 2021

Corazón triturado


 
La laboriosa penitencia, la compunción que purifica todas las manchas y la santa humildad de los principiantes son tan diferentes entre sí la una de la otra, como lo son la levadura y la harina del pan. En efecto, el corazón es triturado y refinado por el verdadero arrepentimiento; por el agua de una compunción sincera se une a Dios y como que se inserta en él; sometido a la acción del fuego del Señor, se vuelve pan y la santa humildad toma consistencia, exenta de la levadura del orgullo. Y así, cuando esta santa cadena compuesta por tres eslabones, o mejor dicho este arco iris se une a una sola entidad, teniendo un mismo poder y una misma operación, adquiere caracteres y propiedades propias.


Juan Clímaco
EDICIONES MONTE CASINO.

martes, 2 de marzo de 2021

La Obra de Dios


 
Está contento de que vengan a Él, de que le pidan la vida, pero la verdadera vida, y el alimento que sustenta: "Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre".

Ese alimento deben hacerlo ellos; Él se lo dará, pero para trabajarlo, y sin hacer del todo: "Operamini". El alimento, pues, creará entre Él y ellos una relación... y esa relación ofrecida por Él, realizada por ellos, por su aceptación activa (operamini), es la vida eterna. Pues el Hijo del hombre que va a dársela está marcada por Dios Padre con una señal que le da ese poder de nutrirles con un alimento imperecedero: "Porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello".

Por un Cartujo.

Ut in  Ómnibus Glorificetur Deus

( Para que en todo sea Dios glorificado; RB cap. 57)

domingo, 28 de febrero de 2021

Quítate las sandalias



 Quítate las sandalias le dice el Señor a Moisés en el Monte Horeb (Ex 3,5). Él va a hablarle y lo quiere libre de ataduras, lo quiere limpio, con el corazón dispuesto a escucharlo y a obedecer su Palabra.

A caminar descalzo hay que atreverse. Requiere enfrentar y vencer el ego, haciendo prevalecer el Espíritu que es el que llama a la libertad interior. Caminar descalzo es liberarse de las ataduras, de complejos, de miedos, de prejuicios, para permitir que nuestra humanidad verdadera, nuestra esencia divina, sea la que entre en contacto con la tierra santa y todo lo que en ella habita.


Piedad Correa

Orden Carmelitas Descalzos

Ut in Ómnibus Glorificetur Deus ( Para que en todo sea Dios glorificado; RB cap. 57)

sábado, 27 de febrero de 2021

Vida espiritual


 

El alma debe de pasar de esa contemplación natural que se consigue mediante la ascesis de la mente a la oración coloquio íntimo, sin imagen ni intermediario, dejándose llevar hasta las profundidades de la divinidad, donde se alumbra el amor de las supremas semejanzas. Pero esto sólo puede venir de Dios; es obra del Espíritu Santo que reconduce la entera vida espiritual hasta su acabamiento en la teología y el amor deífico. Se trata, por tanto, de una oración que nutre, ilumina y transforma en Dios, pero en la que no faltan pruebas muy dolorosas.


Nilo de Ancira

Ut in  Ómnibus Glorificetur Deus

( Para que en todo sea Dios glorificado; RB cap. 57)

Quítate las sandalias



 Quítate las sandalias. Una orden al parecer sencilla de cumplir, que encierra un profundo contenido antropológico y espiritual. Una orden del Señor que conoce el corazón del hombre, que penetra en sus pensamientos (Sal 138) dirigida directamente a la raíz de su pecado: el orgullo, que hay que vencer con la humildad del pie descalzo.


PIEDAD CORREA

ORDEN CARMELITAS DESCALZOS


Ut in Omnibus Glorificetur Deus


viernes, 26 de febrero de 2021

Siete peldaños o gradas



SIETE PELDAÑOS O GRADAS. Por siete peldaños se sube a la puerta, porque la gracia septiforme del Espíritu Santo se nos abre la entrada del reino de los cielos. Isaías, comenzando a enumerar esta gracia septiforme que posee nuestra misma Cabeza o su Cuerpo, que somos nosotros, dice: "Y reposará sobre Él el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de entendimiento, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia y de piedad, y estará lleno del espíritu del temor del Señor. Como hablaba de cosas celestiales, enumeró estas gradas descendiendo más bien que ascendiendo, a saber: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor; y como está escrito: "el principio de la sabiduría es el temor de Dios", consta, sin lugar a duda, que por el temor de Dios se sube a la sabiduría, no desde la sabiduría se va al temor, porque cierto es que la verdadera sabiduría tiene caridad, y está escrito, "la perfecta caridad, echa fuera el temor". Luego el profeta como hablaba desde las cosas del cielo a las de abajo, comenzó antes por la sabiduría y acabó por el temor.

Pero nosotros, que de las cosas terrenas tendemos a las celestiales, hagamos mención de esas mismas gradas ascendiendo, de manera que desde el temor podamos llegar a la sabiduría. De suerte que en nuestra alma la primera grada de nuestra ascensión sea el temor de Dios; la segunda, la piedad; la tercera, la ciencia; la cuarta, la fortaleza; la quinta, el consejo; la sexta, el entendimiento; y la séptima, la sabiduría. Ya está el temor de Dios en el alma; pero ¿Cuál es este temor si en él no está la piedad?


GREGORIO MAGNO, Homilías sobre Ezequiel

LA BIBLIA COMENTADA POR LOS PADRES DE LA IGLESIA; Vol. 12.